Hospital de día

Este programa se organiza en torno a dos fases, siendo éstas secuenciales y progresivas, tanto en la intervención (de lo comportamental a lo somatosensorial) como en la intensidad del tratamiento (de horario completo de Hospital de Día hasta seguimiento mensual y alta).

En la primera fase del programa se busca recuperar el equilibrio físico y psíquico del paciente para poder iniciar, en una segunda etapa, el proceso psicoterapéutico. Con la estabilidad física, la contención del síntoma y la mejoría psíquica el paciente inicia la segunda fase del programa, donde la psicología clínica y la psicoterapia humanista van enfocadas a la consecución de la autonomía. Algunas de las claves de esta etapa son: fortalecer la personalidad en sus aspectos positivos, aprender a reconocer y expresar las emociones, técnicas de análisis del guión de vida, toma de conciencia de las decisiones tomadas en el pasado, conocimiento de los mecanismos de defensa y mejorar el mapa relacional.

Para optimizar el proceso terapéutico es muy importante la cooperación de la familia, por lo que se establece un proceso con los padres en dos etapas paralelas a las del enfermo. Con fases que van desde la psicoeducación al análisis sistémico del funcionamiento familiar.

Documentos adjuntos:

¿Necesitas ayuda profesional?
     Envíanos tu consulta

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies     Acepto     Más información