Trastorno alimentario infantil

Trastorno alimentario infantil

Entre el 25 y 40% de los padres de niños y niñas pequeños se quejan de sus dificultades para alimentarlos: rechazan a la alimentación, son muy selectivos, comen muy lento o tienen reflujo, cólicos o vómitos. Si bien la mayoría de estos problemas son transitorios, hasta un 10% persiste. Una intervención precoz es fundamental para la prevención de posibles alteraciones en el desarrollo del niño y en la construcción de un vínculo afectivo estable con sus padres.

La criatura tiene unas necesidades fisiológicas a las que el cuidador debe poder responder, pero hay situaciones que hacen difícil el correcto reconocimiento por parte de los cuidadores de las sensaciones de hambre y saciedad del niño. En esos casos se instauran pautas alimenticias inadecuadas. Algunas de estas situaciones críticas son el bajo peso del niño al nacer, la inmadurez neurológica, el retraso en el desarrollo, las enfermedades orgánicas que han interferido en la alimentación o problemas emocionales de los padres.

Aquí atendemos a niños y niñas que no comen adecuadamente, lo que les lleva a un aumento o una pérdida significativa de peso. Este problema no se explica por causas físicas y tiene como consecuencia dificultades de adaptación psico-sociales y de relación familiar. En los casos más graves este trastorno puede interferir en el desarrollo físico y emocional del niño/a.

Trabajamos de forma interdisciplinaria conjuntamente con profesionales de la pediatría,la neurología y la educación para abordar el problema desde la perspectiva bio -psico-social y ofreciendo:

  • Diagnóstico de los aspectos psicológicos que están generando la problemática.
  • Orientación psico -educativa.
  • Tratamiento psicológico.
  • Talleres para padres , educadores y pediatras.

Documentos adjuntos:

¿Necesitas ayuda profesional?
     Envíanos tu consulta

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies     Acepto     Más información